La Petite Claudine nos invita a celebrar el 70 aniversario de la muerte de H.P. Lovecraft. Además nos da el enlace para descargar sus libros, en inglés eso sí­.

La asociación más curiosa que he ido haciendo a lo largo de los años de Lovecraft es con… Jimi Hendrix. No se me sorprendan, que ahora lo explico. Allá por el 94-95 aprendí­a a programar (cosas como Cobol o C++) e iba a clase todos los sábados por la mañana. Como la academia en cuestión estaba a una hora de mi casa en transporte público, yo me iba con mi librito y mi walkman tan feliz de la vida. Entre los libros estaba En las montañas de la locura de Lovecraft, que coincidió con conseguir el Ultimate Expirience de Hendrix. Y dicho y hecho, cada vez que oigo a Hendrix pienso en los bichos de Lovecraft.

Y no es la única asociación curiosa que tengo. La peor de todas es la primera trilogí­a de La Fundación de Asimov con el In Utero de Nirvana. Si es que al final somos como los perros de Pavlov.

Tags: ,

4 comentarios para “Celebrando la muerte de H.P. Lovecraft”

  1. Es verdad, yo una vez le dije a una chica “nena, yo seré tu perro de Pavlov y tú mi campanita” y me dio una hostia.

  2. Fernando dice:

    Y, evidentemente, después de que te pasara varias veces, cada vez que se te acerca una mujer te duele el bofetón…

  3. Jordi Guzman dice:

    A mi me pasa lo mismo con el Señor de los Anillos y el Atom Heart Mother de los Pink Floyd.

  4. Pues a mí­ Lovecraft no me recuerda a ningún tipo de música.

    Durante algún tiempo me encantó Lovecraft. Ahora me parece simplemente todo lo bueno que puede ser un escritor romántico. Es decir, tampoco demasiado bueno. Es para mí­ un Becquer anglosajón.

    En especial sus cuentos cortos son fascinantes. Casi me tienta decir que cuanto más cortos mejor.

Deja un comentario

Si lo deseas, puedes usar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>