Marketing

Fernando, el 4 de Abril de 2007

Imagina que eres el propietario de un pequeño restaurante, y en tu reducida carta de bebidas sólo has incluido dos vinos. Uno de ellos cuesta 9 euros, mientras que el otro cuesta 15. Evidentemente el segundo es mejor que el primero, y para ti es mucho más rentable que los clientes lo pidan más que […]

Seguir leyendo Usando el efecto señuelo